Casa para Ana y Manuel

Casa para Ana y Manuel

Esta casa se sitúa en un terreno de forma muy alargada cuyo lado sur dispone de una fachada de tan solo 10 metros de largo.

Para calentar la casa de forma natural con el sol debemos ampliar esta fachada sur y la mejor manera de hacerlo es separar la casa en dos volúmenes mediante un patio que genera una segunda fachada sur.

Los clientes necesitan una casa con una única habitación que por distintos motivos debe poder conectarse de forma directa con el salón mediante una gran puerta corredera. Así, las zonas de día junto a la habitación se ubican en la fachada principal con conexión directa a jardín, mientras que en la segunda franja se ubica un pequeño despacho para trabajar desde casa, el vestidor y la zona de baños que funciona como cojín térmico a norte.

Ana y Manuel plantean una necesidad peculiar y es la posibilidad de sumar espacios. Ellos quieren que la habitación forme parte del salón, cerrando una parte del comedor y a su vez poder cerrar la habitación. A nivel de programa, esta necesidad de flexibilidad se ha traducido en una retícula que permite abrir y cerrar o dividir distintos espacios interiores, pero entendiendo la casa como un loft abierto.

Se trata de una casa muy compacta, una tipología que funciona muy bien para reducir las pérdidas de calor y que se protege con una

A nivel constructivo se plantea una fachada ventilada de muros de ladrillo con aislamiento proyectado y acabado exterior con un segundo muro de ladrillo, un sistema que nos permite disponer de inercia térmica en el interior, protegida en el exterior.

La cubierta distribuida en distintas franjas para captar luz, calor y ventilar, así como acotar los diferentes espacios, se lleva a cabo mediante una estructura de madera contralaminada que soluciona fácilmente las distintas inclinaciones así como las aperturas de lucernarios.

En el exterior aparece una zona de porche que protege del sol en verano, se trata de una zona muy grande conectada directamente a salón y con acceso directo a la piscina.

A los clientes les gusta mucho encender la chimenea así que aprovechamos para instalar una termoestufa que cuando está en marcha queda conectada a un depósito de agua caliente para baños y calefacción.

Al tratarse de una ubicación con un clima muy frío se plantea un sistema de ventilación mediante recuperador de calor que aprovecha el calor de la estufa para precalentar el aire limpio frio que entra de fuera, antes de conducirse a cada una de las estancias.

Se plantean unos acabados con apariencia industrial, dejando los muros de ladrillo sin revestir y las instalaciones vistas (para no perder grosor de muro con regatas). La cubierta de madera se deja vista.

Compartir: Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0